Panacea

Historial

  • Del 23 de noviembre al 22 de diciembre de 2014

Histórico


Desde el principio del Tantra Planetario, JLL relacionó a Parnashvari (una Buda femenina del budismo tibetano, denominada “la señora vestida de hojas”) como la devata que regía el turno relacionado con la posición de la fina luna creciente del atardecer en su primer día de observación en la constelación del Domador de Serpientes.

Más adelante, John Lash también relacionó este aspecto de Gaia con Pachamama o Sachamama (Madre Tierra) que es la diosa totémica de los incas que representa a la Tierra, pero no solo al planeta sino como la deidad que mora en él. Para ellos es una deidad inmediata y cotidiana que sostiene todos los procesos de la vida, tanto materiales como substanciales.

Siguiendo con el mismo significado, dentro del Tantra Planetario a esta devata se la relaciona con Panacea, la diosa griega de la sanación, cuyo significado es “la que todo lo cura”.

Recientemente, JLL ha denominado también a esta diosa Vudasi.


A falta de un artículo completo de JLL sobre Parnashvari, dejamos aquí una recopilación de parte del material que tenemos traducido en esta web.

Del ensayo Tantra Planetario en 2010 del libro Shakti Cluster

17 de noviembre – 16 de diciembre: DOMADOR DE SERPIENTES.

Este turno estuvo bajo la dirección de Parnashavari, una Dakini del Cielo Diamante en la estrella pentagrámica en torno a VV. Yo prefiero usar su nombre amazónico, Sacha Mama. Las observaciones de este turno fueron complicadas. La fina luna visible al amanecer se deslizó cruzando la pequeña región del zodiaco ocupada por las estrellas de la constelación del ESCORPIÓN, correlacionada con la Mahavidya Kamala o Kula Devi. Entonces, el turno de Kamala no siguió a Visvamata aunque la constelación del Escorpión viene después de la BALANZA en la secuencia del zodiaco. Tales anomalías suceden a lo largo del año en la sucesión de los shaktis lunares. El ciclo lunar es extremadamente flexible, las condiciones de observación son variables y el patrón de las dakinis o devatas supervisoras no puede ser reducido a un sistema rígido, predecible.

Durante el ciclo de Sacha Mama estuve leyendo intensamente a Castaneda y analizando su sistema de nahualismo neotolteca con mi compañera de hechicería, Sabina. Su guardiana, Kurukulla, dirige la atención del sueño, mientras VV dirige la segunda atención, el poder de la memoria. Tuvimos en cuenta cómo las aventuras chamánicas y las lecciones descritas por Castaneda anticipan el surgimiento actual del Tantra gaiano, hasta algunos puntos y técnicas específicas. Por ejemplo, Castaneda llamaba al efecto turbulento del Shakti Cluster, “la fuerza ondulante”. Él afirmaba que la Tierra es el amor más grande de los hechiceros y su fuente máxima de poder. Y nosotros también descubrimos otras correlaciones cercanas.

La instrucción clave de Sacha Mama en ese momento concernía al uso de plantas medicinales sagradas para explorar los dos tipos de atención. Sacha Mama nos enseñó algo particular sobre el uso de la metáfora para suscitar experiencias desde el Nagual, lo sobrenatural, al marco de la realidad no ordinaria. Esto es claramente lo que Castaneda había hecho en sus inventos chamánicos. Me tomé en serio esta instrucción, aunque todavía estoy lejos de aplicarla con habilidad y consistencia. Y es muy probable que nunca lo haga.


Del ensayo La unión del deseo y la compasión del libro Shakti Cluster

Veintiuna uniones

El Budismo tibetano está lleno de afirmaciones altisonantes sobre la experiencia de ciertas uniones, como la unión de la vacuidad y la felicidad, la unión de la compasión y la felicidad, la unión de la compasión y la vacuidad y demás. La experiencia directa de estas uniones es algo extremadamente preciso. Estoy totalmente convencido de que aquí se emplea algo más que la elaboración de listas arcónticas.

En el Momento Ronda, yo experimenté, primero la unión de la felicidad y la vacuidad, luego la unión de la felicidad y la sabiduría, después la unión de la sabiduría y la vacuidad, en una ráfaga exquisita por todo el cuerpo, suave, excitante. Hubo una gradación sentida que se movía a través de lo que yo contemplaba, mirando hacia los flancos de nectarinas de las Sierra de Líbar, como el barrido de luminosidad que cruza una enorme lámina de luz vidriada. En la fusión tántrica con mi Shakti, experimenté en numerosas ocasiones la unión del deseo y el vacío de una forma que era objetivamente evidente para ambos, de igual forma y simultáneamente. En nuestro encuentro con la Luz Diamante experimentamos la unión de la claridad y la vacuidad en un sobrecogimiento sin palabras, totalmente desprovistos de pensamiento conceptual durante un periodo indeterminado de tiempo. Contemplando el amanecer juntos experimentamos la unión de la felicidad y la apariencia con una intensidad tan estremecedora que casi no nos podíamos mantener en pie. Nos apoyamos el uno en el otro como un par de marineros borrachos arrojados a un inmenso oleaje de belleza inexplicable.

He tratado un total de veintiuna uniones, pero esta cifra es idiosincrática, peculiar para mí, porque como un Kálika incluyo al deseo en los factores que generan las parejas; pero el Tantra tibetano tradicional excluye al deseo en la enumeración de las uniones. Con el deseo fuera, quedarían solo quince uniones en vez de veintiuna. La unión transcendente es más rica por la inclusión del deseo.

Las seis uniones del deseo son:

deseo y vacío: Nairatmya, “Cuyo cuerpo es el Cielo”
deseo y felicidad: Kurukulla, señora del encantamiento sexual.
deseo y sabiduría: Visvamata, madre sublime de muchos estados de ánimo.
deseo y claridad: Parnashvari, maestra dakini de la maravilla natural.
deseo y compasión: Vajrayogini, dakini del Tantra Yoga Supremo.
deseo y apariencia: VV, el nodo de identidad del Despertar de Gaia.

Cada una de las Dakinis del Cielo Diamante del pentágono (Joya Vajra) en torno a VV enseña y emana una de estas uniones, mientras que las misma VV informa e imparte la unión del deseo y la apariencia. La devata del turno lunar actual enseña la unión del deseo y la compasión: Una buena forma de llegar a su enseñanza es afirmar la compasión por ti mismo siendo poseedor del deseo honesto y más sincero de sobreponerte a ti mismo. Las devatas del Shakti Cluster te mantienen en tu mayor deseo y te sintonizan con ese deseo hacia la liberación aquí y ahora.

Esa es mi instrucción.

 

GuardarGuardarGuardarGuardar

GuardarGuardarGuardarGuardar

GuardarGuardarGuardarGuardarGuardarGuardarGuardarGuardarGuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardarGuardarGuardar

GuardarGuardar