El verdadero Lucifer es Sophia

* Octubre de 2016 *

logo-verdadero-lucifer-es-sophia

Parte 1: La transgresión de Sophia y audio
Parte 2: La tergiversación satánica y audio
Parte 3: Lucifer liberado y audio

lucifersigil

El Sello de Lucifer/Satanás

* * * * * * * *

Niños mágicos de la Diosa de la Sabiduría: cisne blanco, piel blanca.

Celebrar y proteger la excelencia de las generaciones del copo no rasgado es una responsabilidad sagrada de toda la descendencia humana de Sophia que merece ser llamada humana.

Esta responsabilidad cruza todas las fronteras, trasciende todas las lenguas y unifica todas las etnias en la veneración a la Madre Aeónica a través del reconocimiento del genio indígena, el derecho de nacimiento del Antropos.

REVISIÓN- material previo relacionado con Sophia/Lucifer:

Revelación de la Luz Orgánica

Parsifal de Wolfram von Eschencach (c. 1220) es la historia de la búsqueda mística de un guerrero para encontrar el Santo Grial. Él consigue ese objetivo mediante el encuentro directo con la Luz Orgánica, la luminosidad viva de la tierra. La búsqueda del Grial no es un viaje eterno para descifrar la naturaleza del ser, como muchos farsantes han afirmado. Conseguir el Grial es igual para todos: ese encuentro es universal e invariable para la especie humana.

En la historia de JLL de encuentro con la Luz Orgánica, que comenzó con la chica camboyana, ver Rosa cortada (en el libro El Terma del Despertar de Gaia). La revelación explícita de cómo se comporta la Luz —su textura, sus propiedades ópticas y acústicas, las profundidades con cámaras, su acción teriomórfica, la gota de la nariz y otros detalles— nunca jamás antes habían sido revelados al público antes de que se escribiera este relato. En los Misterios, los iniciados hacían un voto de silencio con respecto a estas vívidas propiedades de la luminosidad planetaria, debido a su opinión justificada de que revelar las propiedades de la Luz, previas al encuentro directo, podría arruinar o sesgar la capacidad humana para tal encuentro.

En Arques, Francia en mayo de 2000, JLL estabilizó la percepción de la Luz Orgánica, de tal manera que él podía acceder a ella de una manera consistente y deliberada, y en Infinity Ridge, en Andalucía en 2004, él confirmó que era una luminosidad substancial opalescente de densidad infinita y masa cero que se derrama del cuerpo material de la Tierra —por lo tanto, su fuente está fundamentada a nivel local en el planeta, pero no está limitada a él—. En No a su imagen (noviembre de 2006), explicó:

La luminosidad secreta podría llamarse el cuerpo substancial primario de la Diosa para distinguirlo de su cuerpo planetario: la Tierra. El mito de Sophia de los gnósticos describe cómo una diosa del Pléroma (centro cósmico o galáctico) se convirtió en el planeta Tierra, pero no explica cómo permaneció siendo lo que ella originalmente era: una corriente torrencial de luminosidad viva.

Para entender el estatus dual de la diosa de la tierra, resulta útil consultar las enseñanzas del Tantra hindú. En Shakti and Shakta, Sir John Woodroffe, el principal exponente del Tantra Vidya hindú en Occidente, comparó la religión pagana de la adoración a la Naturaleza con “el camino de los telestai gnósticos, los iniciados de los Misterios”. Shakti es el nombre de la Diosa como la matriz de las fuerzas generadoras que producen y sustentan el mundo natural. La raíz sánscrita shak-, “ser poderoso”, también aparece en Shekinah, un nombre hebreo para referirse a la presencia de la divinidad femenina que fue literalmente extirpada de la religión judaica. Es la raíz de palabras como sagrado, sacerdotal, sacramento y sacrificio.

Las composiciones Gaia-Shakti y Shakti-Sophia pueden sernos útiles para afirmar los paralelismos claros y consistentes entre el misticismo de la Diosa en Occidente y en Asia. Los participantes en los Misterios occidentales aprendieron que la especie humana está equipada para vivir en reciprocidad con el cuerpo emocional de la Diosa, como otras especies no humanas ya hacen. “Todas las cosas existen en Ella, que es de la naturaleza del sentimiento, en una masa homogénea”. Ésta es la enseñanza del Tantra hindú, totalmente compatible con la religión pagana como se refleja en la Gnosis levantina y europea.

Pero las enseñanzas tántricas añaden un punto adicional explicando cómo Shakti-Sophia pudo convertirse en la Tierra y aún así permanecer siendo lo que es en términos cósmicos. “Cuando es movido a crear, el Gran Poder de Megale Dynamis (la Gran Fuerza) de los gnósticos emana de las profundidades del Ser y se convierte en Mente y Materia mientras permanece lo que Ella siempre fue”. Esta afirmación resume el mito de Sophia y confirma que Shakti-Sophia es la deidad de la Naturaleza. Ella es la Madre de la Naturaleza (el cuerpo substancial primario) y la Naturaleza misma (el cuerpo planetario). La diosa Sophia se convierte en la Tierra, transformándose en los elementos físicos del planeta sólido, secretando los elementos sólidos, líquidos y gaseosos de la atmósfera a partir de su propia sustancia: la Luz del Misterio. “Este poder primario (Adya-Shakti), como objeto de adoración, es la Gran Madre (Madre Magna) de todas las cosas naturales (Natura Naturans) y es la Naturaleza misma (Natura Naturata)”.

En septiembre de 2015, John sintió de una manera imperativa que era hora de hacer un intento de corregir el “registro corrupto” sobre Lucifer. Él retiró este intento de su web, pero lo restauró en octubre de 2016. La revelación de la Luz Orgánica al mundo en general es el proceso de divulgación continuo de la Madre Aeónica a aquellos que serían sus testigos y, en última instancia, sus cómplices. “El verdadero Lucifer es Sophia” es una fase esencial de esa revelación.