¡Existe otra historia que vivir!

El Buda histórico, Shakyamuni, dio dos enseñanzas: una escrita, que se convirtió en el Budismo (bu), una pandilla de castradores patriarcales al igual que sus amiguitos los patriarcas abrahámicos del Judaísmo, el Cristianismo y el Islam (jci); la otra enseñanza la dio solamente oral. El texto de abajo de Glenn H. Mullin en Budas femeninas(*) ejemplifica esto último.

El sistema originalmente se enseñaba a petición del rey Indrabhuti [quien] explicaba al Buda que necesitaba una técnica especial, porque su labor de rey lo mantenía muy ocupado llevando los asuntos de estado y, a consecuencia de ello, el único tiempo que le quedaba para su meditación era cuando hacía el amor con sus mujeres. Buda se rió, se manifestó como Vajradhara y le transmitió el Guhyasamaya. Puesto que Ananda [el primo de Buda que estaba presente] no era lo suficientemente maduro como para escuchar la enseñanza, Buda y su séquito, así como Indrabhuti y otros destinatarios, realizaron un cambio en su forma y se reunieron dentro del órgano sexual de la principal Buda femenina del Mandala Guhyasamaya. Esta enseñanza se llama “Reunión Secreta” por el lugar donde tiene lugar.

Shakyamuni Mudra Tocar la Tierra
Shakyamuni realizando el mudra de «tocar la tierra» (a Gaia), momento en el que recibió su iluminación.

Por otro lado, John Lash en su ensayo Fundamentos del Éxtasis I expone esto otro:

Los sabios de la selva y los chamanes nativos recibieron la enseñanza secreta sobre el Tantra de Shakyamuni –una enseñanza contradictoria con el “Budismo” que él enseñó al mundo en general– preservada oralmente con algunas raras excepciones de exposición escrita. Coherentes con la conversación de Shakyamuni con el Rey Sucandra, esos Kálikas miraron más allá en el tiempo, al final del Kali Yuga, los últimos siglos de esa época, ahora mismo. En su visión del futuro, se dieron cuenta de que todas las formas de espiritualidad se volverían corruptas, desviadas y decadentes. En una época así, solo una enseñanza sería adecuada para las condiciones únicas de la decadencia. Este camino primordial es el culto Shakti formulado como el Tantra Kala o la práctica mágica dedicada a Kali y su séquito. Su elemento clave es la liberación a través del deseo, no del deseo (como menciona el mensaje original de Shakyamuni al mundo entero). Los Kálikas que sabían que este camino sería revelado al final del Kali Yuga, constantemente señalaron su naturaleza única y exclusiva, su valor primordial para ese tiempo y situación. No lo vieron como la enseñanza espiritual suprema de todos los tiempos, sino como la única forma apropiada de liberación y autocomprensión para el final del Kali Yuga.

Parece claro que esta información contrasta mucho con el paradigma que el jcibu nos tiene acostumbrados, en particular con su forma masoquista de vivir continuamente en el sufrimiento y la queja.

Es cierto que no hemos tenido muchas oportunidades de ver nuestra cultura de otro modo. Es cierto que no hemos tenido los guías (que en una cultura sana serían personas imprescindibles para la supervivencia como especie en simbiosis con su entorno) de los que aprender lo necesario para nuestra salud mental, integral. Es cierto que el patrón de vida actual, que se está imponiendo poco a poco a lo largo de los siglos o milenios, es muy desagradable con lo sensible, pero también es cierto que tenemos la responsabilidad innata, instintiva, de hacer que nuestra vida sea lo más coherente y amable como seamos capaces de desarrollar. ¡Siempre ha sido así y siempre lo será!

La fuerza de la vida es tan enorme que no existe nada que pueda evitar su tendencia a la belleza. Es necesario asirse a la belleza, como instrumento de salida, para encontrar una guía natural que nos aporte aquello que con tanta fuerza se nos oculta.

Dibujo erótico

JM

(*) Del ensayo Cómo practicar el Tantra Planetario del libro Fundamentos al TP