KaliMa

Historial

  • Del 2 de enero al 30 de enero de 2014
  • Del 21 de enero de 2015 al 18 de febrero de 2016
  • Del 11 de enero al 8 de febrero de 2016
  • Del 30 de diciembre de 2016 al 28 de enero de 2017

Histórico


A falta de un artículo completo de JLL sobre Kali, dejamos aquí una recopilación de parte del material que tenemos traducido en esta web.

kali-b

Del ensayo Presentando el Tantra Planetario del libro Fundamentos del Tantra Planetario

Finalmente, el Tantra Planetario es un método de misticismo experimental excepcionalmente basado en un gran mandala, el Shakti Cluster. Kali, una forma iracunda de Gaia-Sophia, da vida a este mandala junto con Gaia en su disfraz de Dakini. El Tantra Planetario es la aproximación por la vía rápida hacia la liberación de nuestro tiempo, los dos últimos siglos del Kali Yuga (3102 a. C. – 2216 d.C).

Como el Dzogchen, el Tantra Planetario no es una aproximación gradual, sino un camino de “no-consecución”, iluminación repentina. En este sentido, también se compara con el Budismo Ch’an y Zen. Kali es la principal agente sobrenatural que se ha de reconocer en este camino de liberación por la vía rápida. Se dice que la diosa hindú supervisa la era actual, Kali Yuga, y ella se revela como la presencia dominante en la psique humana cuando la era se aproxima a su fin. Por tanto, Ella es la “extraña atractora” para la imaginación religiosa de nuestra especie en un momento en el que la misma supervivencia de la humanidad está en juego, moral y físicamente.

Kali es un aspecto de Gaia que se está descubriendo ahora como tal: es decir, como un órgano del planeta vivo. Ella no es la ira de Gaia, sino la depositaria y el reflejo de la ira de todos aquellos enfurecidos en nombre de Ella. El comportamiento depredador dentro de nuestra especie, ejercido por miembros de nuestra propia especie, la enfermedad de la sociedad, la idiotez de las culturas, los juegos globales de engaño y manipulación y la explotación corrupta y  profanación de la Tierra, todos ellos son asuntos que competen a Kali. A aquellos que os alineáis con ella, ofrece un trato sobre el poder que no podéis rehusar, porque vuestra propia adicción más profunda sella el acuerdo por vosotros. Sin embargo, debido a la debilidad humana, la hipocresía, la cobardía y las reservas morales (así llamadas), la mayor parte de la ira no puede ser representada o expresada de una manera eficaz, para que marque una diferencia en el mundo en general. Kali recibe nuestra rabia contenida para darle un giro y dirigirla de nuevo a la humanidad en formas que ningún individuo puede hacer.


Del ensayo Conversión tántrika del libro Fundamentos del Tantra Planetario

 Todos los dioses masculinos conducidos por Brahma llamaron a la Diosa o Mahadevi para enfrentarse al demonio, reclamar los Vedas y salvar a la humanidad de la aniquilación por la sequía. Para hacer esto, la Diosa emanó de su cuerpo las diez Mahavidyas, las Diez Grandes Sabidurías. Maha es la palabra sánscrita para “grande, supremo”. Las diez Mahavidyas son formas de la Diosa misma, pero de estas diez existe una que focaliza su furia, Kali. Como la deidad principal del grupo, Kali vence a Durgama y adquiere el nombre de Durga, “invencible”, denotando su aspecto de guerrera feroz. (Abajo: imagen típica de Durga, la diosa guerrera).

Durga

Así, las Mahavidyas consisten en Kali y nueve emanaciones de ella. En Yantra, Madhu Khama presenta el término “Shakti-Cluster” para el grupo de las diez Mahavidyas. Él cita una variante del mito del origen en otro contexto, el Devibhagavata Purana, describiendo una pelea ente Shiva y su consorte Parvati, en la que Parvati se transforma en Kali de diez aspectos. Este mito no se refiere a preservar los Vedas o salvar a la Tierra de una catástrofe natural, más bien, señala al yoga consorte de los cultos shivaístas de la antigua India. Una “pelea” entre Shiva y Parvati es un estado de energía elevada generado por su unión mística (“consorte del yoga”). Este mito sugiere la ventaja de engranar a las Mahavidyas emparejándolas, trabajando en parejas –el sistema de compañerismo tántrico, si lo preferís–. Describiré la naturaleza y la necesidad del yoga consorte aquí y allí a través de los próximos escritos sobre el Tantra Planetario.


Con Kali, el poder del océano entero sube a las olas ondulantes. Esta diosa excepcionalmente representa nuestra capacidad para una experiencia no-corriente del tiempo que borra el sentido habitual del pasado y el futuro, incluso el sentido habitual del presente. “Kali es la Shakti del Kala”, el poder del Instante: tiempo intensivo, no-pasajero. Kala es este instante, ahora mismo, pero encontrado como el Instante, el momento quieto en el Tiempo Eterno. Es bastante diferente de lo que experimentamos como el momento pasajero, pues el Instante no pasa. El Tantra Planetario es Tantra Kala, la práctica de observar y entrar en el Instante. Muchas de las prácticas del Tantra Kala son improvisadas en el momento que se forman. Y los resultados de esas prácticas son casi instantáneos. Este factor de instantaneidad hace al Tantra Kala único, radical y directo.


Del ensayo El deseo en el Tantra Planetario del libro Fundamentos del Tantra Planetario

El Juego de Kali

El juego es la metáfora didáctica maestra para el Kali Yuga. Está definido en este párrafo,

El Tantra Planetario es un juego desiderista con un propósito liberacionista. En esa fusión paradójica reside la selección automática para la práctica: conoced lo que más deseáis para liberaros de quererlo todo.

Cumplir esa norma de autoconocimiento no es el resultado final de la interactividad gaiana en el Tantra Planetario: es la condición de entrada para la práctica. Pero también, es el objetivo de la práctica. El Tantra no es un proceso guiado por un resultado. Es una dinámica de feedback instantáneo, un despegue inmediato y perpetuo.


Del ensayo El Shakti Cluster Planetario del libro El Shakti Cluster

También he expresado en numerosos ensayos sobre el Tantra Planetario que Kali, Kali Ma o Mahakali (la de los 1001 nombres) representa el poder protector más feroz de este planeta. Como Sekmet, Kali es la personificación e instrumento de ira protectora felina de la madre animal planetaria. “Ataca a la Madre y recibirá herida, pero lastima a la cría y Kali despierta”


Del ensayo Pulsación divina del libro El Shakti Cluster

Según David Kinsley (Visiones tántricas de la Feminidad Divina), existen tres mitos sobre el origen de las Mahavidyas, dos de ellos respaldados por fuentes textuales. Estos materiales literarios son tardíos, se encontraron en los escritos puránicos del siglo XIV. En una versión, Daksha, un tipo de dios padre hindú, propuso un gran sacrificio convocando a todos los dioses y diosas del reino celestial, pero excluyendo a su hija Sati y su marido, el grosero y antisocial chamán, Shiva. Sati se enoja ante esta exclusión, pero Shiva permanece indiferente ante el desaire. Sati decide que asistirá al evento, aunque no haya sido invitada, pero Shiva se lo prohibe. Ella se encoleriza contra él y cuando intenta huir, ella explota en las diez formas de Kali que vienen a ser llamadas las Mahavidyas. Con estas formas, ella se enfrenta a él desde todas las direcciones. Cada diosa tiene una apariencia espantosa y amenazadora, pero Shiva finalmente reconoce la amorosa expresión de su esposa entre ellas. Enfrentado a este grupo de sobrecogedores poderes femeninos, que incluye a la conocida “diosa de la guerra”, la misma Kali, Shiva cede y permite a Sati asistir al rito de sacrificio de los dioses. En la ceremonia, de manera extraña, ella se sacrifica a sí misma saltando al fuego ceremonial, dejando atrás con Shiva a sus diez formas fantasmales.