Archivo de la etiqueta: Absurdo

Cuando lo subjetivo predomina

Con el avance de esta cultura tecnológica, donde cualquiera accede a la información que desea con el simple gesto de un dedo, al mismo tiempo se instala en la endopsique (que aflora de un modo ordinario al comportamiento de los individuos) una nueva forma de relacionarnos. El exceso de datos, asilados y sin contraste, puede hacernos creer que estamos bien informados y, por tanto, es posible que nos sintamos tentados a opinar de cualquier cuestión y en cualquier circunstancia; todo esto con absoluta tranquilidad y sin ser conscientes de nuestra ignorancia.

Sigue leyendo Cuando lo subjetivo predomina

Ignorancia, maldita compañera

Antes de nada conviene investigar la etimología de la palabra ignorancia, no vaya a ser que se nos haya desviado tanto que la usemos de un modo contrario. Pues si miramos aquí vemos que no, que es exactamente lo que pensamos: “cualidad del que no tiene conocimiento”. Pues está claro, es eso que conocemos muy bien. Mirando más abajo en el enlace anterior, nos preguntan por la diferencia entre ignoranciaapatía. Yo diría que en la actualidad, y cada vez con más frecuencia, la ignorancia se ha unido a la apatía, es decir, “la cualidad del que no tiene conocimiento ni quiere tenerlo”. La ignorancia del final del Kali Yuga es tal que además quiere, a través de la mofa y otros mecanismos, que todos seamos ignorantes. El ignorante ama su ignorancia y desea que se convierta en una verdadera plaga, que de hecho así está sucediendo. No es necesario argumentar que ésa es la trama del jcibu: nos dan un libro y nos dicen que no hay más, que todo el conocimiento está ahí. De hecho el primer versículo del Corán dice algo como “Este es el libro del que no hay duda”, dependiendo de la traducción que se elija.

Ignorancia Sigue leyendo Ignorancia, maldita compañera

Levítico 15: 19-33

Levitando en la inmundicia

Unknown

Le tenía ganas a esta entrada, he de reconocerlo. Me siento como esta margarita después de leer esto.

Esta información está sacada de la Wikipedia:

El libro se denomina Levítico porque se trata, en esencia, de un manual religioso para uso de los levitas, sacerdotes encargados del culto, escogidos de entre los miembros de la tribu de Leví.

La temática principal es la de reafirmar la pureza y la santidad del pueblo de Israel, en el cual Yahvé ha puesto su predilección.

Investigando a los levitas me encuentro con esto:

“He aquí, yo he tomado a los levitas de entre los hijos de Israel en lugar de todos los primogénitos, los primeros nacidos entre los hijos de Israel; serán, pues, míos los levitas.” (Números 3:12).
“Porque enteramente me son dedicados a mí los levitas de entre los hijos de Israel, en lugar de todo primer nacido, los he tomado para mí en lugar de los primogénitos de todos los hijos de Israel.” (Números 8:16).19 

Y retomo mi tema principal, el Levítico o Levitando en la inmundicia. Bien, para añadir algo de producción propia (no todo va a ser citar a los demás, una tiene su creatividad) he de decir que si el Levítico es un manual para el uso de los “escogidos” entre los miembros de la tribu, me huele a chamusquina, pero de la gorda. Me decís que las Escrituras Sagradas son de los libros más importantes de una cultura y resulta que la Biblia, el libro más importante de “mi” cultura dice lo siguiente (entre otras muchas cosas):

19 “Cuando una mujer tenga flujo, si el flujo en su cuerpo es sangre, ella permanecerá en su impureza menstrual por siete días; y cualquiera que la toque quedará inmundo hasta el atardecer.

Sigue leyendo Levítico 15: 19-33

Los científicos se disputan ¿una flor?

images

El otro día me dio por investigar el tema del clítoris con profundidad, ya sabéis, la historia, lo que dicen los eruditos, al menos en internet.

Una se encuentra con este tipo de comentarios:

1)”Las investigaciones sobre el clítoris son bastante recientes, tanto que fue hace apenas 16 años cuando se confirmó cientificamente su estructura y tamaño verdaderos”

2)”Y ¿quién descubrió el clítoris?
El profesor de anatomía y cirujano Mateo Realdo Colombo se atribuyó su descubrimiento en el año 1559, dijo que lo encontró en el cuerpo de su mecenas y lo llamó “placer de Venus”. Luego llegó Gabriel Fallopius y dijo que “nanai”, que fue él quien lo descubrió. Pero al final Kasper Bartholin, en el siglo XVII dijo que el clítoris era conocido por los anatomistas desde el siglo II a. C. Quien sabe, la cosa es que ‘el río ya empezaba a sonar’.”

“La literatura médica nos dice la verdad acerca de nuestro desprecio por las mujeres. Durante tres siglos, hay miles de referencias a la cirugía del pene, nada sobre el clítoris, a excepción de algunos tipos de cáncer o la dermatología-y nada para restaurar su sensibilidad. La mera existencia de un órgano de placer es negado, por razones médicas. En los libros de anatomía  de los cirujanos solo se encuentran un par de páginas. Hay una verdadera escisión intelectual” (Dr. Foldès)

Bien, después de leer estas cosas, una mujer como yo se pregunta:¿Es que las mujeres en la historia nunca han sabido lo que tenían ahí abajo? La respuesta evidentemente es POR SUPUESTO QUE SÍ. Yo misma, en mi infancia, a pesar del secretismo en torno al sexo lo descubrí sin que ni siquiera nadie me apuntara dónde ir. Sigue leyendo Los científicos se disputan ¿una flor?

La Visión sofiánica vs. la mente del psicópata

1 de KaliMa’16

43. Habéis oído que se ha dicho: amarás a tu prójimo y odiarás a tu enemigo.

44. Pero yo os digo: amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced el bien a los que os aborrecen y orad por aquellos que os ultrajan y os persiguen.

Evangelio según Mateo 5: 43-44

¡La mente del psicópata se ha ido forjando a lo largo de los milenios!

Este párrafo pertenece al evangelio según san Mateo, el apóstol que sustituyó a Judas. Un judío que ejercía como publicano: agente del Imperio romano encargado de recaudar los impuestos a la vez de exigir más que lo estipulado, o sea, un ladrón de su propia comunidad, un inhumano en toda regla. Sigue leyendo La Visión sofiánica vs. la mente del psicópata

Un mensaje único de amor (continuación)

No a Su Imagen
Capítulo 19: Un mensaje único de amor

El mensaje de amor es el gancho en el anzuelo del pacto víctima-agresor. Y el cebo del anzuelo es Jesús. (En algún lugar de sus trabajos, C. G. Jung presenta un grabado medieval en madera que representa a Jesús descendiendo del cielo en un enorme gancho para demostrar que él era “el pescador de hombres”). El mensaje del “varón de dolores” es tan contrario a la condición humana que ha costado siglos de manipulación apologética para hacer que parezca medio correcto. En Más allá de la teología Alan Watts escribió:

Estamos espiritualmente paralizados por el fetiche de Jesús. Incluso para los ateos, él es el hombre sumamente bueno, el ejemplo y la autoridad moral con quien nadie puede estar en desacuerdo. Cualesquiera que sean nuestras opiniones, debemos forzosamente manipular las palabras de Jesús para estar de acuerdo con ellas. ¡Pobre Jesús! Si hubiera sabido la gran autoridad que se iba a proyectar en él, nunca habría pronunciado una palabra. Sigue leyendo Un mensaje único de amor (continuación)

Un mensaje único de amor

No a Su Imagen
Capítulo 19: Un mensaje único de amor

La víctima divina refleja a la humanidad, no a la solución de nuestro sufrimiento ni a la forma de vencerlo, sino nuestra total y devoradora esclavitud a él. La victimización funciona porque hace que la fuerza del sufrimiento parezca más fuerte que la fuerza de la vida misma.

Obligados a amar

Por si todo esto no fuera suficiente –y es mucho, un gran abismo al que mirar sin vértigo–, hay un giro final y fatal, como el gancho del anzuelo que lo mantiene sepultado en la carne. El inmenso poder del chivo expiatorio se debe al complot víctima-agresor, pero la víctima divina de la historia de la salvación no es solo una víctima: es también un emisario divino con un mensaje único de amor. Jesús es el mensajero sublime de amor, así lo cree mucha gente. Cuando los fariseos le preguntaron: “¿Cuál es el primer mandamiento de todos?”, él contestó: Sigue leyendo Un mensaje único de amor

¿Qué es un picómetro?

Un picómetro es una billonésima de metro, esto es, el trocito resultante de dividir un metro en un billón de partes (un millón de millones). El radio de Bohr del hidrógeno es la distancia que hay entre el protón (en rojo) y el electrón (en azul) de un átomo de hidrógeno. Mide casi 53 picómetros, es decir, que son necesarios más de 50 picómetros para completar el radio del hidrógeno. Hasta aquí la versión que estudia la Física y la Química.

Átomo de hidrógeno

Mirado desde otro punto de vista, desde las relaciones personales que se desarrollan automáticamente desde la endopsique actual, yo diría que un picómetro es lo que “se gana” o “se pierde” durante una lucha fría despiadada que enfrenta a dos egos, cuando se atropella sin sentido, cuando se hace daño gratuitamente. Solamente “se gana” o “se pierde” un picómetro, no hay margen para mucho más, todo está ya demasiado ajustado. La endopsique (la mente colectiva) está en un estado tan decrépito que se filtra hasta el nivel atómico, hasta el baile de nuestros electrones girando alrededor de su núcleo.

Y para terminar, solamente quiero dejar un dato: un animal humano que mida 165 cm, abarca 1.650.000.000.000 picómetros desde sus pies a su cabeza, y si librara una de esas batallas por segundo, tendrían que pasar 52.321 años para recorrer la longitud de su altura. ¡Somos mucho más que ese aspecto que se filtra desde la endopsique! Este tipo de comportamiento no puede definirnos, como sí parece que lo hace, ¡es imposible!

Naturaleza

JM

Recetas Mágicas para la mansedumbre

La observación profunda, constante y sincera es una de las mejores armas de las que disponemos para luchar por nuestras vidas en estos tiempos que corren. Hay momentos en los que es demasiado fácil sentirse desbordado ante unos horarios contrarios a nuestras necesidades, un sistema de competición y agresividad depredadora extendido hasta la vida en pareja, unos trabajos en los que o se desgasta al cuerpo en la obra o se lo atrofia en la oficina, unos estímulos mediáticos completamente alejados de los intereses de la especie… en fin, esto es el JCIBu señores.

En estos momentos en los que el substrato psíquico formado a base de los catecismos del JCIBu alimenta la sensación corporal de sentirse abusado transformándola en una neurosis sadomasoquista, la psique es especialmente vulnerable al ataque de la plaga emocional (hablando en los términos del señor Reich) y a sucumbir a la culpabilidad, autocompasión flagelante, etc. Es demasiado fácil continuar en este bucle en el que incluso tus propias estratagemas y argucias para disolverlo, eludirlo, romperlo, girarlo, pisarlo y abstraerlo están tan contaminadas como uno mismo, y por tanto no sólo son inútiles sino que también te hacen perderte aún más en él. Lo que permite la observación es que te facilita identificar pensamientos que desembocan en sentimientos de mansedumbre, amparados en ciertos catecismos. Pero ¿cuales son dichos catecismos sobre los que se asienta la base de la moral judeocristiana? Claramente no sean todos, pero los “Diez Mandamientos” me parecen el mejor ejemplo de catecismos explícitos por los que empezar ¡Esto tiene miga! Sigue leyendo Recetas Mágicas para la mansedumbre

La autoexigencia trasciende la muerte

Es cierto que la autoexigencia nos hace la puñeta siempre que aparece. ¡Eso no tiene discusión!

Lo que quiero traer aquí es un tipo de autoexigencia especialmente insidiosa que se encarga de hacernos responsables de aquellos proyectos que emprendemos en la vida  y que nos trascienden, que va más allá de nuestra existencia en este entorno. Y claro, el resultado, en este caso, es que se nos puede colar cierta responsabilidad autoexigente que nos aprieta donde debería haber vitalidad, alegría y disfrute. Y es más, me atrevería a decir que cuanto “mayor” sea el proyecto, más excusas encontramos para autoexigirnos y dejar nuestra vida de lado.

Parece como que existe algo que nos impide experimentar con mesura lo bello. Lo cierto es que no lo sé, pero desde luego que sí tiene un cierto tufillo a jcibu.

JM

Dos historias y una herejía

“Ialdabaoth (el Demiurgo) eligió a un cierto hombre llamado Abraham entre todas las naciones e hizo un pacto con él: si su semilla continuaba sirviéndole, los Arcontes le entregarían la tierra como herencia. Después, por medio de Moises, Ialdabaoth sacó de Egipto a los descendientes de Abraham y les dio la ley y los hizo judíos”.

Ireneo en Contra las herejías
Libro I,  capítulo 30,  sección 10


“La belleza de la historia que amas se ajusta y genera el poder para vivirla”

La Norma de la Psique, Tantra gaiano
9 de octubre de 2015


Aunque la interpretación etimológica de herejía, empleada en el enlace anterior, no es muy afortunada, sí se puede ver que viene del griego hairein (escoger) y del sufijo -ia (acción), esto es, la acción de escoger, de elegir, de ejercer la soberanía de ser uno mismo en las circunstancias que se te presenten, libremente, sin imposiciones absurdas.

Queda claro que somos herejes y que elegimos vivir en el segundo escenario, donde  nuestra imaginación cree “la belleza de la historia” que amamos.

RJ y JM

Epinoia: la verdadera imaginación

En todas tus operaciones permite que tu Trabajo sea guiado por la naturaleza, según la lenta progresión de los metales en las entrañas de la Tierra. Y en tus esfuerzos déjate guiar en todos los caminos por la verdadera y no por la fantástica imaginación.

Regla alquímica
Principio maestro de la Gran Obra

Para ejemplificar la diferencia entre la verdadera imaginación (epinoia) y la fantástica imaginación, dejo abajo la traducción comentada y puesta en contexto (que JLL hace en su ensayo La intercesión chrística) de unos párrafos sobre el origen del mundo escritos en Contra las herejías por Ireneo de Lyon, un personaje que propagó y fundamentó la ideología salvacionista.

Sigue leyendo Epinoia: la verdadera imaginación

Un nivel moral más alto

Poco a poco se va aclarando el escenario títere que nos plantea esta novela basura que se podría llamar abrahamismo: el escenario absurdo de tres de las religiones más importantes del planeta (jci). Y si a esta estafa manifiesta le añadimos la farsa que el Budismo desempeña con la “otra opción”, nos encontramos con el término jcibu, o también dicho jcibuuuuuuuu, que descarga un montón. Es como un rito mágico donde aglutinas mucha mierda y te ríes de ella. Sigue leyendo Un nivel moral más alto