Archivo de la etiqueta: Patriarcado

Simplemente se llama patriarcado

¿Y si no existiera el machismo? ¿Y si fuera un gran montaje para enfrentarnos? Si estas dos preguntas tuvieran sentido habría que plantearse los orígenes del feminismo y sus consecuencias. ¿Y si el feminismo fuera otro invento para separarnos? ¿A caso no somos capaces, a nivel personal, de apañárnoslas con un hombre o con una mujer tranquilamente desde la coherencia? ¿Nos hace falta todo ese ruido para guiarnos en lo que somos, en nuestra sexualidad?

trudy-good-b
Dibujo de Trudy Good

Sigue leyendo Simplemente se llama patriarcado

Vida amorosa

No a Su Imagen
Capítulo 19: Un mensaje único de amor

La Víctima Divina es para el Antropos como el menorá es para el asherah. Es el patético foco perdido de la autoestima humana. En vez de un reflejo de humanidad vital y gozosa, tenemos a un hombre agonizando clavado en una cruz. En efecto, el mimetismo contrario aquí substituye a la morbosidad ante la fuerza de la vida y la agonía narcisista ante el amor a uno mismo. Jesús ordena amar a tu prójimo como a ti mismo, pero no te dice nada de cómo amarte a ti mismo en primer lugar, por tanto el consejo es virtualmente inútil. El amor a uno mismo es el efecto secundario natural de amar a la vida. Jesús no dice: “Amarás tu propia vida de la misma manera que amas a otra persona, libre y espontáneamente, sin pedir nada a cambio. Y haciendo esto, amando la vida de esta forma, encontrarás la fuerza de soportar lo que el amor humano te trae, en sus logros y en sus pérdidas. Y aceptarás ser amado de la misma forma espontánea y libre, sin pedir nada a cambio”. Las palabras atribuidas a Jesús no dicen nada de esto, nunca, porque el mensaje de amor impreso en rojo no es lo que parece. El mensaje de amor que viene del paternalismo divino, distribuido mediante el modelo de vínculo víctima-agresor, no puede alcanzar al sufrimiento humano y tocar el centro de lo que lo trasciende. Ni puede siquiera comenzar a revelar el genuino misterio del amor humano. Cualquier cosa que es compatible con la condición humana, coherente con nuestra capacidad de amar, y tiene sentido para todas las especies, no se puede encontrar en las “buenas nuevas” del Nuevo Testamento, pero la expectativa de encontrarlo ahí hace casi imposible percibir la inhumanidad de Jesucristo.

Ignorancia, maldita compañera

Antes de nada conviene investigar la etimología de la palabra ignorancia, no vaya a ser que se nos haya desviado tanto que la usemos de un modo contrario. Pues si miramos aquí vemos que no, que es exactamente lo que pensamos: “cualidad del que no tiene conocimiento”. Pues está claro, es eso que conocemos muy bien. Mirando más abajo en el enlace anterior, nos preguntan por la diferencia entre ignoranciaapatía. Yo diría que en la actualidad, y cada vez con más frecuencia, la ignorancia se ha unido a la apatía, es decir, “la cualidad del que no tiene conocimiento ni quiere tenerlo”. La ignorancia del final del Kali Yuga es tal que además quiere, a través de la mofa y otros mecanismos, que todos seamos ignorantes. El ignorante ama su ignorancia y desea que se convierta en una verdadera plaga, que de hecho así está sucediendo. No es necesario argumentar que ésa es la trama del jcibu: nos dan un libro y nos dicen que no hay más, que todo el conocimiento está ahí. De hecho el primer versículo del Corán dice algo como “Este es el libro del que no hay duda”, dependiendo de la traducción que se elija.

Ignorancia Sigue leyendo Ignorancia, maldita compañera

Error cósmico

No a Su Imagen
Capítulo 12: El dios loco

Dios existe, pero está loco. Y va en contra de la humanidad. Éste es el alarmante mensaje que lleva la visión sofiánica de los Misterios. Los gnósticos advertían de que coexistimos en un sistema planetario con una entidad demente que puede acceder a nuestro mundo a través de nuestras mentes. El “hijo” de Sophia es un hijo cuanto menos problemático. Los problemas que el Demiurgo plantea a la humanidad apenas han empezado a conocerse.

Historia de la salvación

No a Su Imagen
Capítulo 4: El culto a la virtud

Confrontados con la historia de la salvación, es difícil decir qué es más absurdo: la trama y el propósito expresado en el guión, o el crédito masivo que ha impuesto. El “Plan Divino” es tan ajeno a la sabiduría originaria, tan equivocado para dirigir a la sociedad en términos espirituales y de supervivencia, y tan contrario a los instintos morales innatos de la humanidad, que su aceptación por incontables millones de personas a través de los tiempos aturde a la mente y hace dudar a la imaginación. Puesto que se ha convertido en el guión dominante en la psicohistoria de nuestra especie, hay una tendencia universal a asumir que debe ser verdad, de una manera u otra, a un nivel u otro. Pero, ¿es la mera aceptación de una idea o creencia una prueba de su veracidad? Con la historia de la salvación, el hecho de que tanta gente la ha aceptado y todavía la sigue aceptando impide una percepción esencial: las creencias que serían rechazadas y ridiculizadas si son mantenidas por un culto de unos pocos cientos de miembros se convierten en sacrosantas e incuestionables cuando son mantenidas por millones de personas.

Las sociedades gilánicas

No a Su Imagen
Capítulo 3: La conquista de Europa

La virulenta deformación apocalíptica inherente al Cristianismo provenía del extremismo judío, especialmente de una secta, los zaddikim del Mar Muerto (descritos completamente en el capítulo 4). El elemento apocalíptico fue particularmente letal para la vida del alma europea porque el castigo divino es una propuesta supramundana solo masculina, completamente ajena a las culturas enraizadas en la religión telúrica de la Gran Diosa. El dios padre la efectúa a través de sus virtuosos guerreros, los soldados de su “ejercito de salvación”. Para que surja tal visión de violencia divina y sea representada en cualquier cultura, debe haber una escisión radical de género, pero la salud y equilibrio de las sociedades indígenas europeas dependía de la armonía de género. El apocalipsis no es una catástrofe natural, sino un acto sobrenatural en que el Dios Padre reivindica el poder supremo y la Madre Naturaleza no juega ningún papel. En otras palabras, el juicio apocalíptico es un mito exclusivamente patriarcal. Como tal, hubiera sido ajeno e intimidador para las gentes nativas que vivían en una cultura matriarcal y en sociedades equilibradas en cuestión de género. Sigue leyendo Las sociedades gilánicas

El zodiaco de Dendera

No a Su Imagen
Capítulo 10: La Diosa caída

Justo al otro lado del río están las ruinas de un monasterio copto primitivo: Tabennisi. Cuando los códices fueron ocultados en una cueva alrededor del 345 d. C., el fundador del monasterio, el monje cenobítico Pacomio, acababa de morir. Una generación después, el monasterio pasó a ser controlado por Shenoute de Atripe (348-466), la figura principal de la Iglesia coptocristiana y un próximo aliado de Cirilo de Alejandría, el hombre que probablemente orquestara el asesinato de Hypatia. Para su consternación, Shenoute descubrió que un pequeño remanente de los gnósticos perseguidos se habían refugiado en el templo de Hathor. Escribió a Cirilo que los herejes poseían “libros llenos de abominaciones” que sin duda debían ser destruidos. Shenoute conminó a los gnósticos a renunciar a sus pervertidas creencias y aceptar a Cirilo como su maestro espiritual. Al resistirse los herejes, Shenoute les advirtió en términos bastante directos: “Os haré conocer al arzobispo Cirilo o la espada limpiará a la mayoría de vosotros, y además aquellos que quedéis libres iréis al exilio”. Si alguien se pregunta qué ocurrió con los miles de maestros y estudiantes de las Escuelas de Misterios de la antigüedad, aquí está la respuesta en una línea. Cirilo respondió con un claro apoyo al imperativo genocida, dando énfasis a cómo esto demuestra la eficacia de la Única Fe Verdadera: Sigue leyendo El zodiaco de Dendera

Dignidad herida

No a Su Imagen
Capítulo 19: Un mensaje único de amor

Los seres humanos tienen un profundo y firme sentido intuitivo que nos dice que el amor no puede ser la base de la moralidad, aunque es el factor central e impulsor de nuestra capacidad total para la expresión moral (es decir, consciente, responsable). La base de la moralidad es nuestro sentido a favor de la vida, nuestra devoción a la fuerza de la vida (1). Esto es lo que nos permite –de hecho, nos inspira– aceptar y seguir la fuerza espontánea del amor sin tener que forzarlo o mandarlo. La misma intuición nos proporciona la confianza para aprender a amar mientras se desarrolla la experiencia y para aprender mediante el amor a cómo enfrentarnos a las situaciones donde no se aplica el amor. Pero ese valioso conocimiento intuitivo es vulnerable a influencias externas, especialmente al dominio de la religión. El sentido a favor de la vida fue arrebatado a los europeos por el impacto brutal del condicionamiento salvacionista y ésa es la razón por la que se comportaron de aquel modo cuando encontraron su reflejo distante en las tribus indígenas de las Américas. Los europeos envidiaron lo que vieron y destruyeron lo que no podían tener de verdad, es decir, lo que no podían reclamar como parte de sí mismos, sino solamente poseer, robar y saquear. Con su conversión a la ética del redentor, el mundo entero fue desheredado de un legado de conocimiento espiritual basado en la tierra tan rico y tan vasto que quizás nunca podamos comprender lo que se perdió cuando los Misterios fueron destruidos. Sigue leyendo Dignidad herida

Levítico 15: 19-33

Levitando en la inmundicia

Unknown

Le tenía ganas a esta entrada, he de reconocerlo. Me siento como esta margarita después de leer esto.

Esta información está sacada de la Wikipedia:

El libro se denomina Levítico porque se trata, en esencia, de un manual religioso para uso de los levitas, sacerdotes encargados del culto, escogidos de entre los miembros de la tribu de Leví.

La temática principal es la de reafirmar la pureza y la santidad del pueblo de Israel, en el cual Yahvé ha puesto su predilección.

Investigando a los levitas me encuentro con esto:

“He aquí, yo he tomado a los levitas de entre los hijos de Israel en lugar de todos los primogénitos, los primeros nacidos entre los hijos de Israel; serán, pues, míos los levitas.” (Números 3:12).
“Porque enteramente me son dedicados a mí los levitas de entre los hijos de Israel, en lugar de todo primer nacido, los he tomado para mí en lugar de los primogénitos de todos los hijos de Israel.” (Números 8:16).19 

Y retomo mi tema principal, el Levítico o Levitando en la inmundicia. Bien, para añadir algo de producción propia (no todo va a ser citar a los demás, una tiene su creatividad) he de decir que si el Levítico es un manual para el uso de los “escogidos” entre los miembros de la tribu, me huele a chamusquina, pero de la gorda. Me decís que las Escrituras Sagradas son de los libros más importantes de una cultura y resulta que la Biblia, el libro más importante de “mi” cultura dice lo siguiente (entre otras muchas cosas):

19 “Cuando una mujer tenga flujo, si el flujo en su cuerpo es sangre, ella permanecerá en su impureza menstrual por siete días; y cualquiera que la toque quedará inmundo hasta el atardecer.

Sigue leyendo Levítico 15: 19-33

Los científicos se disputan ¿una flor?

images

El otro día me dio por investigar el tema del clítoris con profundidad, ya sabéis, la historia, lo que dicen los eruditos, al menos en internet.

Una se encuentra con este tipo de comentarios:

1)”Las investigaciones sobre el clítoris son bastante recientes, tanto que fue hace apenas 16 años cuando se confirmó cientificamente su estructura y tamaño verdaderos”

2)”Y ¿quién descubrió el clítoris?
El profesor de anatomía y cirujano Mateo Realdo Colombo se atribuyó su descubrimiento en el año 1559, dijo que lo encontró en el cuerpo de su mecenas y lo llamó “placer de Venus”. Luego llegó Gabriel Fallopius y dijo que “nanai”, que fue él quien lo descubrió. Pero al final Kasper Bartholin, en el siglo XVII dijo que el clítoris era conocido por los anatomistas desde el siglo II a. C. Quien sabe, la cosa es que ‘el río ya empezaba a sonar’.”

“La literatura médica nos dice la verdad acerca de nuestro desprecio por las mujeres. Durante tres siglos, hay miles de referencias a la cirugía del pene, nada sobre el clítoris, a excepción de algunos tipos de cáncer o la dermatología-y nada para restaurar su sensibilidad. La mera existencia de un órgano de placer es negado, por razones médicas. En los libros de anatomía  de los cirujanos solo se encuentran un par de páginas. Hay una verdadera escisión intelectual” (Dr. Foldès)

Bien, después de leer estas cosas, una mujer como yo se pregunta:¿Es que las mujeres en la historia nunca han sabido lo que tenían ahí abajo? La respuesta evidentemente es POR SUPUESTO QUE SÍ. Yo misma, en mi infancia, a pesar del secretismo en torno al sexo lo descubrí sin que ni siquiera nadie me apuntara dónde ir. Sigue leyendo Los científicos se disputan ¿una flor?

Antimimon

No a Su Imagen
Capítulo 7: El alijo egipcio

El engaño y la falsificación son las firmas de los Arcontes: “Su placer está en el engaño [apaton]… y su espíritu de falsificación [antimimon]” (Apócrifo de Juan, II, 1:21). El griego apaton denota el propósito deliberado de engañar y antimimon denota el método de engaño arconte: literalmente, “contraimitación”. Esto significa copiar algo, pero hacer la copia, la versión falsa, para servir a un propósito contrario a la cosa o idea original. En su visión del autoengaño humano –una visión altamente sofisticada, comparable a la psicología noética de nuestro tiempo– los gnósticos consideraron al redentor divino como una contraimitación de su revelador. Los expertos paganos de los Misterios del Levante y Egipto veían en el programa salvacionista de redención la prueba y el instrumento de la desviación arcóntica. No culpaban a los Arcontes de originar ese programa, aunque sí de conspirar con aquellos seres humanos que lo idearon:

Ialdabaoth mismo eligió a un cierto hombre llamado Abraham… e hizo un pacto con él que consistía en que, si su semilla continuaba sirviéndole, le entregaría la tierra como herencia. Más tarde, a través de Moises hizo nacer en Egipto a los descendientes de Abraham, les dio la ley y los hizo judíos. De ellos, los siete dioses, también llamados Hebdómada, eligieron a sus propios heraldos para glorificarlos y proclamar a Ialdabaoth como Dios, así que el resto de la humanidad, oyendo la glorificación, podrían servir también a aquellos que fueron proclamados Dioses por los profetas (Contra las herejías, 1.30.10).

La Visión sofiánica vs. la mente del psicópata

1 de KaliMa’16

43. Habéis oído que se ha dicho: amarás a tu prójimo y odiarás a tu enemigo.

44. Pero yo os digo: amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced el bien a los que os aborrecen y orad por aquellos que os ultrajan y os persiguen.

Evangelio según Mateo 5: 43-44

¡La mente del psicópata se ha ido forjando a lo largo de los milenios!

Este párrafo pertenece al evangelio según san Mateo, el apóstol que sustituyó a Judas. Un judío que ejercía como publicano: agente del Imperio romano encargado de recaudar los impuestos a la vez de exigir más que lo estipulado, o sea, un ladrón de su propia comunidad, un inhumano en toda regla. Sigue leyendo La Visión sofiánica vs. la mente del psicópata

Un mensaje único de amor (continuación)

No a Su Imagen
Capítulo 19: Un mensaje único de amor

El mensaje de amor es el gancho en el anzuelo del pacto víctima-agresor. Y el cebo del anzuelo es Jesús. (En algún lugar de sus trabajos, C. G. Jung presenta un grabado medieval en madera que representa a Jesús descendiendo del cielo en un enorme gancho para demostrar que él era “el pescador de hombres”). El mensaje del “varón de dolores” es tan contrario a la condición humana que ha costado siglos de manipulación apologética para hacer que parezca medio correcto. En Más allá de la teología Alan Watts escribió:

Estamos espiritualmente paralizados por el fetiche de Jesús. Incluso para los ateos, él es el hombre sumamente bueno, el ejemplo y la autoridad moral con quien nadie puede estar en desacuerdo. Cualesquiera que sean nuestras opiniones, debemos forzosamente manipular las palabras de Jesús para estar de acuerdo con ellas. ¡Pobre Jesús! Si hubiera sabido la gran autoridad que se iba a proyectar en él, nunca habría pronunciado una palabra. Sigue leyendo Un mensaje único de amor (continuación)

Un mensaje único de amor

No a Su Imagen
Capítulo 19: Un mensaje único de amor

La víctima divina refleja a la humanidad, no a la solución de nuestro sufrimiento ni a la forma de vencerlo, sino nuestra total y devoradora esclavitud a él. La victimización funciona porque hace que la fuerza del sufrimiento parezca más fuerte que la fuerza de la vida misma.

Obligados a amar

Por si todo esto no fuera suficiente –y es mucho, un gran abismo al que mirar sin vértigo–, hay un giro final y fatal, como el gancho del anzuelo que lo mantiene sepultado en la carne. El inmenso poder del chivo expiatorio se debe al complot víctima-agresor, pero la víctima divina de la historia de la salvación no es solo una víctima: es también un emisario divino con un mensaje único de amor. Jesús es el mensajero sublime de amor, así lo cree mucha gente. Cuando los fariseos le preguntaron: “¿Cuál es el primer mandamiento de todos?”, él contestó: Sigue leyendo Un mensaje único de amor

La madre del mal

No a Su Imagen
Capítulo 21: Desenmascarando el mal

Aplicad estos conceptos a la situación global de la humanidad hoy en día y será obvio que la teoría gnóstica del error tiene algo fundamental que enseñarnos. Algo que bien podría ser crucial para nuestra supervivencia a largo plazo.

Si el mal surge del error cuando el error va más allá de la escala de corrección, podemos cortar el mal de raíz ahondando en nuestra conciencia del error. El Evangelio de Felipe dice: “La ignorancia es la madre de todo mal”. En un lúcido pasaje sobre la teoría del error, el maestro gnóstico dice:

Siempre que la raíz de la maldad permanezca oculta, es fuerte. Pero cuando la reconocemos, se disuelve. Cuando es revelada, perece… En nuestro caso, cavemos en busca de la raíz del mal que está dentro de nosotros y produce su fruto en nuestros corazones. Nos domina. Somos sus esclavos. Nos tiene cautivos para que hagamos lo que no queremos hacer y lo que queremos hacer no lo hagamos. Es poderosa porque no la hemos reconocido. (II, 3, 83.5-30).

El diálogo del Salvador dice, “Cualquiera que desconozca cómo el fuego vino a existir será abrasado por él porque no conoce su raíz”. Con el típico estilo gnóstico, el revelador añade: “Quien no conoce la raíz del mal no es ajeno para él” (II, 5, 134.5-20). La dualidad zoroástrica de fuente única proclama una fuerza autónoma del mal en el cosmos, pero los gnósticos rechazaron este punto de vista. La raíz del mal es el error humano, la mente confundiéndose a sí misma. Para vencer al mal, debemos desenmascararlo viendo su origen en las operaciones equivocadas de nuestras propias mentes.